Mileuristas: Retrato de una generación -1-

Uno de mis principales intereses en esta vida es entender al ser humano. Quizá por eso me gusta tanto el Marketing, la economía, la psicología y todo aquello que de una forma u otra tenga como objeto de estudio a nosotros mismos. En ese sentido, me parece que una buena forma de vernos y entendernos es a través del conocimiento de las generaciones. Cómo hemos evolucionado con respecto a los que estaban antes de nosotros? Cómo estamos con respecto a los que vienen después?

Las generaciones, nos guste o no, nos definen como individuos. Somos parte de un gran grupo de personas que nacieron más o menos al mismo tiempo que nosotros y que por lo tanto han sido expuestos a estímulos similares. Esto, hoy por hoy, gracias a la globalización, es más cierto que nunca. Mi generación es quizá la que más ha tenido influencias por las marcas, las grandes corporaciones, las comunicaciones instantáneas; además somos la generación que más cosas comparte independientemente de la zona geográfica donde se haya nacido.

Por eso el término mileurista me llama la atención desde que lo escuché por primera vez. (Fue en un blog español, pero no me recuerdo cuál). Entiendo que el concepto es nuevo para muchos de los que leen este blog, y más extraño puede parecer mi relación (y las de todos mis amigos en todo el mundo) con el término. Pero vamos por partes.

La etiqueta se originó con una carta mandada por una publicista catalana, el 25 de Agosto de 2005, a la redacción del diario El Pais. La carta decía cosas como:

El mileurista es aquel joven, de 25 a 34 años, licenciado, con idiomas, bien preparado, posgrados, másters y cursillos (…) que no gana más de 1.000 euros. Gasta más de un tercio de su sueldo en alquiler, porque le gusta la ciudad. No ahorra, no tiene casa, no tiene coche, no tiene hijos, vive al día… A veces es divertido, pero ya cansa (…)

Tomada textualmente esta definición, sólo se refiere a una situación en concreto. Que si bien es compartida por muchos en España, no es necesariamente la norma. Igual mi interés por el tema fue creciendo a medida que lo veía en los reportajes en TV, en la página Mileruistas.es, en 20minutos.es, etc.

A medida que entendía el término y las situaciones, más lo podía asociar a muchos de mis amigos, conocidos y lo que es más triste a mí mismo. Pero había algo que me llamaba la atención. A medida que me informaba, me parecía que el término se refería más a toda una generación de personas en todo el mundo, que a la situación de un grupo específico de personas en España.

Así llegó a mis manos el libro: Mileuristas. Retrato de la Generación de los mil euros, de la escritora: Espido Freire. Del cual, lo primero que debo decir, es que ha hecho que mis viajes en el metro del último mes fuesen muchísimo más entretenidos. En él, la autora hace una evaluación a fondo de lo que es un Mileurista. Y aunque lo circunscribe casi exclusivamente a la península Ibérica y quizá un poco más a la eurozona, es allí donde terminé de convencerme que el mileurismo es un fenómeno global y que, salvo excepciones, todos mis amigos entran en este paquete.

El libro, que vuelvo y repito, me encantó por completo. Habla sobre las características de esta generación, a la cual además separa de la cantidad de dinero que gana, es decir, no es necesario tener un sueldo inferior o cercano a los mileuros para ser un mileurista. Es simplemente compartir una serie de características culturales y económicas, entre las cuales se encuentra ser hijo de baby boomers y vivir en un mundo principalmente diseñado y estructurado por ellos. Somos los herederos de un mundo globalizado que les guste o no, crearon los Baby Boomers. Además somos la primera generación en crecer con el SIDA, la globalización y otras historias, que sin querer asumimos como eternas, aunque sólo nos han influenciado toda la vida a nosotros.

Sin embargo una de las principales características de los Mileuristas es las ansías de emancipación no concretadas. Se nos hizo creer que estudiando tendríamos el mundo a nuestros pies, vimos el ejemplo en padres, tíos, y demás, habían estudiado y desde muy jóvenes tenían la independencia económica para poder hacerse y diseñarse una vida a su gusto. Esto hoy por hoy, no lo pueden hacer ninguno de mis amigos, y todos tienen un título universitario, todos se han preparado y ninguno ha salido del hogar de sus padres. No hay uno que gane lo suficiente como para poder correr con todos sus gastos. Ninguno podría tener su nivel de vida sin ahorrarse los gastos de vivienda, luz, agua, etc. Qué pasó en el camino? Cómo fue que teniendo muchas más oportunidades que nuestros padres, hoy sin ellos, no somos nada?

Por ahora tengo que dejarlo hasta aquí. Lo lamento, pero tengo cosas que hacer, además si sigo, el artículo sería muy largo y nadie lo leería. Por eso esta es sólo una introducción de lo que seguramente serán varias anotaciones sobre el tema. Si quieren saber más mientras continúo con la segunda parte les recomiendo que lean el artículo originario en El País, el blog Mileruistas.es o la entrada en Wikipedia.